Aquí tenemos a la típica zorra infiel que engaña a su marido todos los días con el jefe. La mujer se va a la oficina a trabajar y en cuanto encuentra un momento a solas se deja follar como si fuera una miserable puta. No es que el jefe la vaya a aumentar el sueldo, no es que el jefe la vaya a dar una mejor posición en la empresa, es que simplemente es una puta y la encanta que su jefe le clave su rica vergota, además la gusta mucho el riesgo de hacerlo en la oficina, y la gusta convertir a su marido en un puto cornudo. :o

0 -0