La española Susana Abril sabe comer pollas como ninguna, y sino que se lo digan a su nuevo vecino, vaya forma de sacarle toda la leche señores, ¡hasta la última gota!. Y es que cuando Susana Abril se enteró de lo guapo que era su nuevo vecino no ha parado hasta tener su polla en la boca, en la boca y en todos lados vaya, la tía se ha ido a su apartamento y allí el vecino se ha puesto las botas, da gusto tener mujeres como ella cerca eh, ya me gustaría a mi que me haga un favorcito... :D

0 -0