El señorito de la casa tira a la criada al suelo de la cocina y allí se la folla como si fuera una maldita perra, ¿he dicho como si fuera? dios la criada es una perra en celo, la muy guarra le chupa la verga a su señorito siempre que él quiere, la muy puta sabe perfectamente cual es su trabajo, y donde está su lugar... ¡siempre a los pies del señorito!, y ahí es donde ella se ha ganado la confianza de este hombre, y ahí es donde nunca le faltará trabajo, ha sabido ganarse al jefe, no me cabe duda, siendo una puta se llega lejos...

0 -0