Aprender a ser un cornudo consentido lleva su tiempo, la fantasía está ahí latente pero convertirla en algo real no es tan fácil, piensas que te juzgarán, piensas que no debes humillarte de esa manera, pero eso solo es el principio, una vez que conviertes a tu mujer en una puta, una vez que la ves disfrutar con otros hombres, todos esos miedos se van suavizando. Eres un cornudo y lo sabes, solo tienes que aceptarlo, solo tienes que entender que algunos han nacido para ser machos alfa y otros para ser cornudos de mierda, ¿te gusta ser un cornudo? ¡pues admitelo maricon!, jajajaja. :o

0 -0